Un error que comete la gente cuando viaja: se desorganiza y mutila a sí misma con equipaje inútil y cámaras inútiles. Lo único que se necesita es una máquina de escribir portátil y una pequeña bolsa con calcetas y ropa interior, un sacacorchos y una navaja.

Charles Bukowski, escritor alemán-estadounidense, en su libro Shakespeare nunca lo hizo.