Bajo el prestigioso sello de Relais & Chateaux, este pequeño hotel, exquisito y glamoroso, presume tener los pies en el mar Mediterráneo, gracias a sus 200 metros de playa privada con las encantadoras vistas que dieron fama a la Côte d’Azur.

Diseñado para pasar inadvertido, el Cap d’Antibes Beach Hotel está ubicado en el cabo que le da nombre, en la Riviera más glamorosa de Francia. Con sus apenas 27 habitaciones resulta discreto, elegante, desacartonado y con esa sofisticación que el amor por el arte proporciona a todo lo que toca.

“Nos encanta decir que el hotel tiene los pies en el agua, ya que nada separa al edificio de la playa y el mar”, explica en perfecto español Franck Farneti, gerente general.

De modo que allí nada separa tampoco a un huésped de la experiencia ideal de descanso, el dulce farniente. Aunque los viajeros más inquietos encontrarán que sus coordenadas lo vuelven muy apropiado además para alternar el relax con la exploración de la Côte d’Azur.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las doce habitaciones Deluxe, las diez Privilege y las cinco suites Design fueron decoradas por Sybille de Margerie con exquisito gusto, en un estilo contemporáneo chic, inspirándose en motivos marinos que buscan ofrecer a los huéspedes una experiencia sensorial basada en los cuatro elementos naturales. Los murales sutilmente iridiscentes de los cuartos –con diseños de estrellas de mar, anémonas y peces–, juguetean con la luz de la Riviera Francesa a diferentes horas del día, y uno de pronto tiene la sensación de que va comenzar a flotar en ese ambiente leve, acuático, salino. Desde el balcón, la vista no sólo atina a perderse en el mar y en lugares como las islas Lérins, los Alpes, Golfe Juan o Cannes, también repara en el magnífico jardín, que trae aromas de la vegetación típica del Mediterráneo mientras rodea la piscina.

Por amor al arte

El arte contemporáneo de vanguardia aporta un toque distintivo a los diferentes ambientes del hotel. Artistas como Sylvain Subervie, quien trabaja con plasticidad y elegancia el hierro, fueron convocados para aportar su visión marina al hotel. Así, a un lado del jardín, puedes descubrir los enormes peces de Subervie, que se dejan atravesar por el viento cuando en realidad parecieran desflecarse en un intento de regresar al agua.

Yann Masseyeff, quien moldea con armonía la cerámica, de su parte aportó sus cuadros con pequeñas figuritas monocromas alineadas. En tanto Antoine Pierini, artista contemporáneo del vidrio soplado, es el consentido del hotel: sus piezas aportan colores, emociones y brillo a la magnífica terraza del restaurante Les Pêcheurs.

Dónde: 10 Boulevard Maréchal Juin, Cap d’Antibes, Francia. Abierto de marzo a octubre.

Y, ya que de artistas hablamos, el chef Nicolás Navarro hace lo suyo en este restaurante galardonado con una estrella Michelin: el Les Pêcheurs es un destino en sí mismo, donde se combinan con maestría sabores y fragancias del Mediterráneo, para que los mejores productos –elegidos con extremo cuidado y trabajados con técnicas precisas–, brillen en su máxima expresión. Mientras, un segundo restaurante de playa, Le Cap, completa la oferta gastronómica de este hotel donde el dulce farniente es todo un arte.

Escrito por:Jes Garbarino

Periodista y viajera. Armo la maleta (antes era mochila) cada vez que tengo oportunidad, desde hace más de 20 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s