«Sin acudir a los trabajos del océano, los viajeros sutiles encuentran nuevas formas de asignarse tempestades».

Juan Villoro, en su libro de crónicas Safari Accidental.