ISADORA DUNCAN: Números rojos

No fue fácil para Isadora Duncan abrirse camino con su revolucionaria danza. Por lo general, escaseaban los recursos y, en más de una ocasión, le hizo falta abusar de su ingenio para sobrevivir. Tampoco la ayudaba su inclinación al despilfarro e, incluso una vez consagrada, la bailarina solía pasar por períodos de serios apuros económicos.…

Leer Más

El turismo es un sucedáneo industrial de la metafísica.

Petr Stančík, en su novela Molino de momias.